Saltar al contenido

Características de los Compuestos Iónicos

Características de los Compuestos Iónicos
4.5 (90%) 2 votes

Los compuestos iónicos son aquellos compuestos que presentan al menos un enlace iónico entre sus componentes.

Entre estos compuestos tenemos, por ejemplo, el cloruro de sodio (NaCl: sal de mesa), el nitrato de sodio (NaNO3), el sulfato de sodio (Na2SO4), carbonato de calcio (CaCO3), etc.

Todos estos compuestos presentan enlaces o uniones entre sus iones: los cationes y los aniones se atraen fuertemente.

Así, estos enlaces son de naturaleza eléctrica y dan origen a retículos o reticulados cristalinos; a nivel microscópico, un catión atrae a varios aniones y un anión atrae a varios cationes formando así aglomerados con formas geométricas bien definidas.

Propiedades Químicas

Estos retículos son los que hacen que los compuestos iónicos presenten las siguientes propiedades:

Son sólidos en condiciones normales de presión (1 atm) y temperatura (25°C).

Son duros y quebradizos.

Poseen puntos de fusión y de ebullición elevados. Debido a que la atracción eléctrica entre los iones es muy fuerte, es necesario abastecer una gran cantidad de energía para romperla.

Un ejemplo es el cloruro de sodio, que presenta un punto de fusión igual a 801°C y un punto de ebullición de 1413°C.

En solución acuosa (disuelta en agua) o en líquidos, conducen la corriente eléctrica, pues sus iones con cargas positivas y negativas quedan moviéndose libremente y cierran el circuito eléctrico, permitiendo que la corriente siga fluyendo.

Su mejor solvente es el agua, pues estos compuestos junto con el agua son polares. Sin embargo, a pesar de ser polares, no todos los compuestos iónicos se disuelven en el agua.

Algunos ejemplos de compuestos que no solubilizan en agua son: carbonato de calcio (CaCO3), carbonato de estroncio (SrCO3) y carbonato de bario (BaCO3), además del cloruro de plata (AgCl), que es prácticamente insoluble en agua.