Saltar al contenido

Características de la Economía Feudal

economia feudal

La economía feudal duró casi mil años en Europa (repitiéndose en diferentes momentos en algunas otras partes del mundo, como Japón).

Durante la Edad Media, toda la organización económica de Europa giraba en torno a los latifundios (los feudos) gobernados por señores que traspasaban la propiedad de la tierra a sus herederos.

Estos nobles concedían tierras a los campesinos que, a cambio, les entregaban una parte considerable de su producción, además de pagar impuestos y poner su mano de obra a disposición de otros proyectos y necesidades de los señores feudales, como la construcción, el transporte y otros.

El feudalismo se estableció principalmente porque los gobernantes locales, miembros de la aristocracia que poseían tierras, necesitaban garantizar un contingente de hombres para defender sus tierras.

Estos primeros señores, a cambio de los servicios de estos guerreros, caballeros y defensores, comenzaron a dar feudos a los nobles guerreros a cambio de sus servicios.

Los feudos incluían la tierra, los edificios en ella y los campesinos que vivían y trabajaban en ella.

Características

Mientras que a finales de la antigüedad, sobre todo en Roma, la vida se había vuelto más urbana, en la Edad Media se produjo una regresión: la economía y el estilo de vida volvieron a sufrir una ruralización.

La producción de subsistencia se convirtió en el principal medio de vida, aunque los señores, los nobles y los terratenientes seguían en el poder.

La economía feudal, por tanto, no estaba orientada a la producción de excedentes comercializables.

El intenso comercio desde el Mediterráneo y por las calzadas romanas entró en crisis con las invasiones «bárbaras» y el desmantelamiento del Imperio Romano en cientos de pequeños reinos descentralizó la economía y acabó con la unidad monetaria y lengua que existía durante la época romana.

La agricultura volvió a ser la actividad principal.

Sin embargo, el resto de la nobleza, propietaria de la tierra, explota a la población campesina, que se ve obligada a producir para sí misma y para el conjunto de la sociedad.

Los excedentes de la agricultura de subsistencia se destinaban entonces a estos señores, como pago por la cesión de tierras, algo que duró siempre.

Además de regalar los excedentes, los campesinos también debían por el «préstamo» de la tierra que cultivaban, y debían tributo por ello.

Cuando había comercio, se realizaba una especie de trueque.

La falta de una unidad monetaria hizo que el trueque fuera la única forma de comercio realmente eficaz, aunque algunos feudos, con el tiempo, empezaron a acuñar monedas en metales valiosos, lo que solucionó en parte la falta de una moneda única.

Más tarde, los cientos de monedas diferentes crearon una clase especial de personas que intercambiaban monedas entre diferentes feudos: los primeros pasos de un sistema bancario.

La desmonetización de la economía europea se produjo principalmente por el constante saqueo de los invasores bárbaros, así como el aislamiento de los feudos, lo que explica incluso la proliferación de la construcción de castillos y fortalezas.

Al no tener otra opción, los pobres y los campesinos que vivían alrededor de estos feudos necesitaban garantizar no sólo la tierra cultivable, sino también la protección contra los ataques y los saqueos, por lo que debían pagar los elevados impuestos exigidos por sus señores.

¿Cómo citar?

Bilski E. (S.F.). Características de la Economía Feudal. Disponible en: https://www.caracteristicass.de/economia-feudal/