Saltar al contenido

Características de la Economía Planificada

Características de la Economía Planificada

Recibe el nombre de economía planificada el sistema en el cual la organización económica, las decisiones económicas en general de una nación son determinadas por un plan y no por el mercado.

Características

Dicho plan es elaborado por el Estado, es decir, por autoridades y técnicos que trabajan en sectores estatales. El resultado es un programa, válido por un determinado período, generalmente de cinco años, la práctica habitual de los países que adoptaron dicho modelo de economía (plan quinquenal).

Para que exista una economía planificada es necesario que todos los medios de producción sean estatizados. Así, el Estado pasa a ser el propietario de todas las empresas importantes: bancos, industrias, medios de transporte, etc.

A partir de ahí, las autoridades gubernamentales son responsables de la centralización y control todas las decisiones de aspecto económico y financiero.

Los precios en la economía planificada no obedecen a la ley de la oferta y la demanda, fundamental en una economía de mercado (el sistema inversamente proporcional a la economía planificada) sino a las decisiones estatales.

La consecuencia de esto es que, si falta un producto en el mercado, su producto no aumentará, y al mismo tiempo, otro producto que tenga demasiada demanda no sufrirá un aumento de precio.

Los planes económicos gubernamentales también son responsables de decidir cómo, cuándo y dónde se venden los productos y la mano de obra en todo el país.

En la economía planificada tampoco existe mercado de capitales (bolsa de valores, compra y venta de acciones), símbolo de los países que adoptan economía de mercado, o sea, capitalistas, porque todas las empresas son estatales.

A pesar de que fuera posible la introducción de mercado de capitales en este sistema, sería una experiencia confusa, pues todo intercambio realizado en la bolsa de valores está bastante influenciada por la consolidación de la marca y el status de la empresa en el mercado, o factores similares, que son de iniciativa particular.

Las experiencias de economía planificada hasta hoy nunca asimilaron tales conceptos, o sea, no existían marcas de productos, o logotipos, o algo parecido, diferenciándose los productos solo por el registro de la fábrica estatal donde el producto fue manufacturado.

Otro aspecto destacado de este sistema es que no existe mercado de trabajo (oferta y demanda de empleos). El plan tiene en cuenta el número de trabajadores y el aumento de empleos. Cuando el trabajador se queda sin empleo, éste recibe el pleno empleo, que es un pago mientras busca nueva inserción.

La Unión Soviética y demás países comunistas fueron responsables de las experiencias de la economía planificada que presenciamos hasta ahora en la historia.

Hoy, prácticamente ningún país adopta tal sistema en sus presupuestos vitales, incluso los regímenes que se autodenominan socialistas, como Corea del Norte, Vietnam y Cuba.

Tal forma de conducción de la economía falló en gran parte por lo que se cree que es la gran corrupción y burocracia que acaba de instalarse en tal sistema, entregado casi totalmente a funcionarios con empleos estables, que ven poca ventaja en cambiar las variables del sistema, en busca de una mayor ganancia e incremento de la productividad.

Esto se reflejaba claramente en las famosas imágenes que llegaban de los países europeos de economía planificada, donde la población hacía enormes filas para comprar elementos esenciales de consumo, como carne o pan.