Saltar al contenido

Características del Fauvismo

fauvismo

El grupo de pintores que llegó a llamarse Les fauves («Las bestias» en francés) concebía el cuadro como una estructura autónoma que no representaba la realidad, sino que era, en sí misma, una realidad.

Enfatizaban la expresividad y hacían un uso innovador del color, que se reflejaba en la libre elección de tonos puros y no mezclados, y en su manipulación arbitraria, en las pinceladas sueltas, que implicaban el aplanamiento de las superficies pintadas.

Henri Matisse es considerado generalmente como el líder del fauvismo, alrededor del cual se destacaban André Derain y Henri Manguin, entre otros.

Características

A menudo se considera a Matisse como el líder del movimiento fauvista.

Los demás artistas del grupo le siguieron en el uso audaz de colores intensos para conseguir y perfilar un aura positiva y estimulante, así como en el establecimiento de un sentido de la estructura desvinculado de la reproducción directa de la realidad, renegando así de la pretensión de sus precursores de concebir imágenes realistas.

Las formas simplificadas y los colores saturados resultantes llamaron la atención sobre las superficies sin profundidad.

Las reacciones emocionales y la intuición se consideraron más relevantes que las teorías académicas o los temas elevados.

En los lienzos, las zonas lisas, iluminadas por rojos, azules y naranjas, fueron engendradas por las nítidas pinceladas.

Como afirma Matisse a propósito de La danza (1910): «para el cielo un hermoso azul, el más azul de los azules, y lo mismo para el verde de la tierra, para el rojo vibrante de los cuerpos».

Un modesto preludio

Al considerar la historia del arte, no parece rentable entenderla como la del progreso en la destreza técnica.

Para el historiador del arte E. F. Gombrich, se trata de una historia de ideas, concepciones y necesidades cuyo desarrollo es continuo.

Esta comprensión previa es fundamental para apreciar, por ejemplo, el caso de las vanguardias.

Cuando observamos el arte moderno, solemos pensar que se trata de una ruptura total con las tradiciones del pasado, un intento de lograr cosas que ningún artista habría idealizado en tiempos pasados.

A veces lo que realmente está en juego es la idea de progreso o incluso la nostalgia, lo que da lugar a un juicio de valor sobre la corrección o la innovación.

Es importante reconocer el papel que han jugado los experimentos en el desarrollo de proyectos que hoy incluso se reputan como algo habitual.

Los que se aplican a la pintura por los revolucionarios ultramodernos se han convertido, hasta cierto punto, en triviales.

Gombrich observa que estos esquemas de formas y colores, cuando se ven en las portadas de las revistas o se imprimen en las telas, parecen algo común.

Uno de los méritos de estos que llamamos revolucionarios fue poner en jaque una noción de representación.

Las ideas de belleza ideal y fidelidad a la naturaleza indicaban una trinchera de convencionalismos, por así decirlo, de modo que los artistas acababan aplicando sistemas fijos, en detrimento de la expresividad.

Si tomamos como legítima la cuestión de la expresión, en lugar de la mera representación ilusionista de la naturaleza, podemos entender que se puede procesar a través de tonos y formas, sin depender de un tema preestablecido.

En este sentido, se siente el legado de Van Gogh y Gauguin, que instaron a renunciar a un superficialismo virtuoso y a la franqueza en cuanto a las formas y los esquemas de color.

Veremos que la descomposición de la figura (y aquí tenemos la experiencia ejemplar del cubismo), así como la simplificación de la forma, y un uso renovado del color, derivan de ello.

También podríamos hablar del rechazo de la perspectiva, así como de las técnicas de modelado y los juegos convencionales de sombras y luces.

Las bestias

En 1905, un grupo de jóvenes expuso en el Salón de los Independientes de París y también en el Salón de Otoño. El crítico Louis Vauxcelles los llamó fauves, salvajes o bestias en francés.

Este epíteto se debe a su patente desprecio por las formas de la naturaleza y a su uso de colores intensos. El más famoso del grupo, Henri Matisse, tenía un notable talento para lo que podría clasificarse como simplificación decorativa.

Al igual que Matisse, los fauvistas Albert Marquet y Georges Rouault habían sido alumnos del artista simbolista Gustave Moreau, que defendía la expresión personal como característica fundamental de un gran pintor.

Podríamos decir que se inspiraron en la forma en que Paul Cézanne, pintor postimpresionista, exploró la solidez, en el sentido de que, según él, la naturaleza debía observarse en términos de esferas, conos y cilindros.

También hay que tener en cuenta la influencia de Van Gogh y sus expresivas pinceladas, así como la de Georges Seurat, pintor pionero del movimiento puntillista, y su uso de colores puros yuxtapuestos.

¿Cómo citar?

Bilski E. (S.F.). Características del Fauvismo. Disponible en: https://www.caracteristicass.de/fauvismo/