Saltar al contenido

Características de los Fósiles

Características de los Fósiles
4.7 (93.33%) 3 votes

Los fósiles son restos o vestigios de seres vivos que habitaron la Tierra en períodos geológicos anteriores. Los restos fósiles son partes de animales o plantas, como un hueso o algún miembro o resto orgánico que se conservó de alguna forma. Los vestigios fósiles son cualquier marca o evidencia de seres vivos que vivieron anteriormente, como la marca de una hoja o una huella.

Características de los Fósiles

Para que sea considerado fósil, es necesario que el resto o vestigio pertenezca a una época geológica anterior a la actual (holoceno), o sea, que sea más antiguo que 11 mil años. Dependiendo del estado de conservación, los restos o vestigios que tienen menos de 11 mil años son clasificados como subfósiles.

Los fósiles se forman solo en áreas sedimentarias, pues es durante el proceso de sedimentación de las rocas donde la fosilización se lleva a cabo. Los sedimentos son partículas de rocas, tales como el polvo y la arena. Con el tiempo, las capas de sedimentos se van sobreponiendo unas sobre otras, algo que ocurre más intensamente en áreas oceánicas, formando, luego de miles de años, las capas de cuencas sedimentarias.

Los cuerpos y restos de animales o plantas pueden quedar soterrados (enterrados) durante ese proceso que, dependiendo de condiciones específicas de temperatura, presión y ausencia de oxigenación, pueden generar los residuos fósiles, que pueden variar desde una parte conservada del animal o planta hasta una simple marca del esqueleto o de una huella.

caracteristicas de los fosiles

Generalmente, las partes más duras, como huesos y dientes, se conservan con más facilidad en forma de fósiles a lo largo del tiempo. Existen animales prehistóricos que, por poseer una coraza muy resistente, son fácilmente encontrados, tales como el trilobite (un antrópodo relacionado a ancestrales de los cangrejos).

Tipos de Fósiles

Existen dos principales tipos de fósiles: los somatofósiles y los icnofósiles.

Los somatofósiles son los restos orgánicos de los fósiles conservados. Se trata de un importante resto que ayuda a registrar el pasado biológico y geológico de nuestro planeta, con el registro de las especies anteriormente vivientes y sus herencias.

Por otro lado, los icnofósiles son los vestigios fósiles, tales como las huellas o marcas de hojas, ramas, entre otros, que indican la existencia de seres vivos en el pasado. También son importantes medios para medir las diferentes etapas de la evolución de los seres vivos a lo largo de las eras geológicas.

Los fósiles más antiguos ya encontrados son los estromatolitos, con aproximadamente 3.35 millones de años, de acuerdo con cálculos realizados a partir de datos químicos. Los estromatolitos son estructuras rocosas estratificadas compuestas por fósiles de cianobacterias fotosintetizantes que pueden estar incluso relacionadas al origen de la vida en la Tierra.

Como se puede observar, los fósiles son la principal evidencia del pasado reciente o remoto de nuestro planeta, de modo que el estudio sobre ellos puede indicar pistas capaces de modificar completamente la forma con la que vemos el mundo y sus evoluciones históricas.