Saltar al contenido

Características de los Huesos

Características de los Huesos

El hueso es una estructura formada por tejido óseo, un tipo de tejido conjuntivo muy rígido caracterizado por la presencia de calcio, fibras de colágeno y proteoglicanos. Son órganos blanquecinos y duros que se unen a los demás mediante articulaciones para formar el esqueleto del cuerpo.

Características

Se trata de un tejido conjuntivo cuya principal característica es la mineralización (calcio) de su matriz ósea (proteoglicanos y fibras colágenas).

El hueso es un tejido dinámico, complejo y vivo. Es un tejido conjuntivo de consistencia sólida, altamente especializado que forma todo el esqueleto  y es el principal tejido de apoyo del cuerpo. El tejido óseo participa en un proceso continuo de remodelación dinámica, produciendo hueso nuevo y degradando hueso viejo.

El hueso está formado por diferentes tipos de tejido: tejido óseo, cartilaginoso, conjuntivo denso, adiposo, epitelial, nervioso y varios tejidos formadores de sangre.

En cuanto a la irrigación del hueso, tenemos los conductos de Volkmann y los conductos de Havers. El tejido óseo no presenta vasos linfáticos, sólo el tejido periostio tiene drenaje linfático.

Los conductos de Havers son un conjunto de tubos que se encuentran alrededor de estrechos canales formados por lamelas concéntricas de fibras colágenas. Esta región se denomina diáfisis o hueso compacto. Las células nerviosas y los vasos sanguíneos se comunican mediante los osteocitos (que presentan prolongaciones citoplasmáticas que ponen en contacto un osteocito con el otro) en las lagunas (espacios comprendidos en la matriz densa ósea que contienen células óseas).

Este arreglo original es propicio para el depósito de sal mineral, lo que le da resistencia al tejido óseo. Cabe destacar que estos canales o conductos recorren el hueso en el sentido longitudinal llevando dentro vasos sanguíneos y nervios que se encargan de nutrir el tejido óseo. Este hace que los vasos sanguíneos pasen por el tejido óseo.

Los conductos de Volkmann son conductos microscópicos que se hallan en el hueso compacto, son perpendiculares a los conductos de Havers, y son uno de los componentes del sistema de Haversian. Los conductos de Volkmann también pueden transportar pequeñas arterias en todo el hueso. Los conductos de Volkmann no presentan láminas concéntricas.

Existen espacios denominados lagunas que contienen osteocitos (que son células óseas). Cada uno de los osteocitos posee prolongaciones llamadas canales, que se extienden a partir de las lagunas y se unen a los canalículos de las lagunas vecinas, formando de esta manera una red de canalículos y huecos en toda la masa de tejido mineralizado.

Clasificación

Se clasifican según su forma: huesos largos, con una longitud mayor que la anchura, compuestos de gran cantidad de tejido óseo compacto y pequeña cantidad de hueso esponjoso en las epífisis; huesos cortos, con longitudes y anchos prácticamente iguales y compuestos por hueso esponjoso y una fina capa de tejido óseo compacto; huesos planos o laminares, compuestos por dos láminas paralelas de tejido óseo compacto con hueso esponjoso entre ellas.

Los huesos intermedios se dividen en cinco grupos. Los huesos alargados, como los de la costilla, son largos y aplanados, no presentando canal central. Los huesos irregulares, como las vértebras, presentan formas complejas y cantidades variables de tejido esponjoso y compacto. Los huesos neumáticos son huecos y están llenos de aire. Localizados dentro de los tendones, los huesos sesamoideos varían de tamaño y número entre los individuos. Por último, los huesos suturales, que se encuentran dentro de suturas entre los huesos del cráneo.

Curiosidades

En nuestro cuerpo existen 206 huesos perfectamente unidos a través de las articulaciones que forman el esqueleto.

En el cuerpo humano, el esqueleto femenino es diferente al esqueleto masculino. En los hombres, los hombros son más anchos y el tórax es mayor, la pelvis es más estrecha y la longitud de las piernas representa el 56% de la altura, mientras que en las mujeres representa el 50%. Además, mientras el esqueleto adulto está formado generalmente por 206 huesos, un recién nacido puede poseer 300, que se fusionarán hasta los 22 años.