Saltar al contenido

Características de la Inquisición

juana de arco en la hoguera

La Inquisición fue un esfuerzo emprendido por la Iglesia Católica para identificar y castigar a los individuos considerados herejes, es decir, aquellos que profesaban creencias diferentes a las enseñanzas de la Iglesia.

La Inquisición tuvo lugar en muchos países europeos y sus colonias, pero la más conocida fue la española.

Desde el reinado del emperador romano Constantino (306 a 337 d.C.), las enseñanzas de la Iglesia cristiana se consideraron la base de la ley y el orden.

De este modo, la herejía era una ofensa no sólo contra la Iglesia, sino también contra el Estado. Durante cientos de años, los gobernantes trataron de erradicar todas las herejías.

En la Santa Inquisición, más tarde rebautizada como Congregación del Santo Oficio (juicios del credo incondicional en la Iglesia que duraron desde 1230 hasta 1825), se consideraba herejes a todas las personas que no aceptaban o hablaban los dogmas de la Iglesia Católica Romana, como por ejemplo: Cristo es el Salvador, Dios es omnisciente, el Papa es el Señor absoluto, el hombre fue creado del barro, la Tierra es el centro del universo, el diezmo es una indulgencia.

De esta manera, todas las demás religiones y culturas eran satánicas.

Origen

En los siglos XII y XIII, grupos de católicos se rebelaron contra la Iglesia. Como algunos gobernantes se negaban a castigar a estos herejes o no lo lograban, la Iglesia decidió tomar la iniciativa de hacerlo.

La Inquisición se instituyó a finales del siglo XII, a partir del Concilio de Verona de 1184, cuando se estableció que los obispos debían visitar las parroquias sospechosas de herejía dos veces al año.

En 1231, el Papa Gregorio IX creó un tribunal especial para investigar la vida de los sospechosos y obligar a los herejes a cambiar sus convicciones.

En 1542, la Congregación del Santo Oficio tomó el control de la Inquisición. Los frailes dominicos y franciscanos actuaron como jueces.

Características

En los tribunales del Santo Oficio se juzgaban los delitos contra la fe, considerados graves, como el judaísmo, el luteranismo, la blasfemia y la crítica a los dogmas católicos, y los delitos contra la moral y las costumbres, que recibían penas más leves, como la bigamia y la brujería.

Hoy en día, los católicos condenan la Inquisición porque violó las normas de justicia. Sin embargo, durante la Edad Media, pocos criticaban sus métodos.

Los inquisidores solían torturar a los sospechosos, lo que había sido autorizado en 1252 por el papa Inocencio IV y luego confirmado por Urbano IV.

Los herejes, en su mayoría judíos que se negaban a cambiar sus creencias, eran condenados a muerte en la hoguera, una práctica que estaba vigente desde finales del siglo XII.

En el siglo XVI, la Inquisición se utilizó contra los protestantes. Más tarde, en Portugal, comenzó a perseguirse a los neocristianos, judíos convertidos a la fe cristiana, y a los partidarios de las ideas de los enciclopedistas y de la Ilustración.

Acusaciones anónimas, delaciones y simples indicios eran suficientes para llevar a la detención, la tortura, la condena y la quema en la hoguera del acusado, que no tenía derecho a la defensa y a menudo ni siquiera conocía el motivo de su detención.

Tras ser condenados a muerte, los herejes eran entregados a las autoridades civiles para ser ejecutados, lo que se hacía en solemnes ceremonias públicas, llamadas ‘actos de fe’.

Muy a menudo, los motivos de las persecuciones eran más económicos que religiosos. Además de en España, la Inquisición actuó principalmente en Francia, Alemania, Italia y Portugal.

Se calcula oficialmente que 9 millones de personas fueron juzgadas y condenadas a muerte con quema, ahogamiento o linchamiento, y esta cifra oficial no incluye la Guerra Santa (reconquista de Jerusalén, 1096 a 1270).

¿Cómo citar?

Bilski E. (S.F.). Características de la Inquisición. Disponible en: https://www.caracteristicass.de/inquisicion/