Saltar al contenido

Características de los niños de 2 a 3 años

Características de los niños de 2 a 3 años
5 (100%) 1 vote

Entre los 2 y los 3 años de vida el niño ya posee movimientos más perfeccionados: puede llevar con facilidad el vaso y la cuchara a su boca, cepillarse los dientes y se limpia los mocos con pañuelos.

En esta fase, los niños desean hacer lo que los adultos hacen, jugando a hacer de cuenta que son personajes de la vida cotidiana. “Yo solo” es una frase muy frecuente, pues el niño pasa a desarrollar su propia autonomía. A veces son impacientes y caprichosos, ya que no pueden hacer todo lo que quieren.

Características generales

  • En esta etapa, los niños exploran el mundo a su alrededor, viviendo situaciones complejas de exploración del espacio.
  • Están en amplio desarrollo y aprovechan todas las posibilidades que se les ofrece.
  • No dejan de saltar, subir, bajar, entrar y salir de pequeños lugares, desarrollando así la noción de espacio y tiempo.
  • Ocurre el período preoperacional, donde el niño actúa intensamente sobre los objetos, buscando construir conceptos a través de experiencias con el medio físico, social y construyendo el conocimiento del mundo en el que vive.
  • Los niños en esta etapa de la vida tienen una buena comprensión, entienden lo que se les dice.
  • Se pueden quitar los zapatos solos. También pueden patear la pelota sin perder el equilibrio.
  • Son capaces de formar frases cortas como: yo subo, yo bajo y de nombrar algunos objetos como el tipo de ropa que usan.
  • Son caprichosos; les gusta imponer su voluntad.
  • En esta etapa los niños están listos para abandonar el uso de los pañales.
  • También surge su primer amigo imaginario.
  • Les gusta bailar y acompañar el ritmo de la música dando palmas.
  • Prefieren la compañía para jugar pero no les gusta compartir los juguetes.
  • Están en constante desarrollo, siempre copiando el comportamiento de los adultos.

caracteristicas de los niños de 2 a 3 años

Desarrollo físico

A medida que su equilibrio y coordinación aumentan, el niño es capaz de saltar, saltar en un pie cuando corren o caminan.

Les es más fácil manejar y utilizar objetos con las manos como un lápiz de color para dibujar o una cuchara para comer.

Comienzan gradualmente a controlar los esfínteres (primero los intestinos y después la vejiga).

Desarrollo intelectual

Fase de gran curiosidad, siendo muy frecuente la pregunta “¿Por qué?”.

A medida que se desarrollan sus habilidades lingüísticas, el niño comienza a expresarse de otras formas, además de la exploración física. Se trata de juntar las habilidades físicas y de lenguaje (por ejemplo: cuando hago esto, sucede aquello), lo que los ayuda en su desarrollo cognitivo.

Pueden formar frases de 3 a 4 palabras. A partir de los 32 meses ya son capaces de conversar con un adulto usando frases cortas.

Desarrollo de la conciencia de sí mismo: el niño puede referirse a sí mismo como “yo” y puede expresarse con frases simples como “tengo hambre”.

La memoria y la capacidad de concentración aumentan (el niño puede volver a una actividad que había interrumpido, manteniéndose concentrado por períodos de tiempo más largos).

El niño comienza a formar imágenes mentales de las cosas/objetos, lo que lo lleva a la comprensión de diferentes conceptos; progresivamente y con la ayuda de los padres, va comprendiendo conceptos como adentro y afuera, arriba y abajo.

Alrededor de los 32 meses comienzan a aprender conceptos de secuencias numéricas simples y de distintas categorías, por ejemplo: son capaces de contar hasta el número 10 y de formar grupos de objetos (10 animales de plástico pueden ser 3 vacas, 5 puercos y 3 caballos).

Desarrollo social

La madre es una figura muy importante para la seguridad del niño, no agradándoles la gente extraña. A partir de los 32 meses el niño ya reacciona mejor cuando se lo separa de su madre, para quedar al cuidado de otra persona, aunque algunos niños logren este progreso con menos dificultad que otros.

Imitan e intentan participar en los comportamientos de los adultos como por ejemplo: lavar los platos, maquillarse, etc.

Participan en actividades con otros niños.

Desarrollo emocional

Inicialmente el abanico de emociones es vasto, desde el puro placer hasta la rabia frustrada. Aunque la capacidad de expresar libremente sus emociones sea considerada saludable, los niños necesitan controlar sus emociones y de saber qué sentimientos son adecuados, lo que requiere práctica y ayuda de los padres.

En esta fase de desarrollo, los caprichos son una de las formas más comunes de llamar la atención; pueden deberse a cambios o a acontecimientos o incluso a una respuesta negativa. Los caprichos suelen estar relacionados con la frustración del niño y con la incapacidad de comunicar de forma eficaz.

Señales de alerta

  • Adaptabilidad excesiva.
  • Miedo excesivo.
  • Falta de interés por los objetos.
  • Cambios de humor excesivos como pegar o morder de forma incontrolable.
  • Caprichos prolongados, con muy poca tolerancia a los límites impuestos por los padres.
  • Conciencia de sí mismos” muy frágil como: dificultad para tomar decisiones, aceptación pasiva de las imposiciones de los otros, incapacidad para identificarse como “yo”.
  • Retraso significativo al nivel del lenguaje. Por ejemplo, que no pueda formar frases simples de 3 o 4 palabras.
  • Sueño: dificultad para dormir solo, insomnio.