Saltar al contenido

Características de las Rocas Sedimentarias

Características de las Rocas Sedimentarias

Las rocas sedimentarias son rocas formadas por la unión de detritos llamados sedimentos, oriundos de la fragmentación de otras rocas. Esta fragmentación ocurre gracias a la acción de los agentes externos o exógenos de transformación del relieve, en un proceso denominado intemperismo.

Características

Proceso

El intemperismo juega un papel muy importante en la formación de estas rocas. El intemperismo es la desintegración, desgaste, descomposición y destrucción de las rocas gracias a diversos factores de la intemperie como el agua, el viento, la lluvia, las variaciones de temperatura, etc.

Este proceso puede ser mecánico o físico (las rocas se van desintegrando en trozos cada vez más pequeños) o químico (los componentes de las rocas originales se descomponen en otros diferentes).

En la naturaleza estos dos procesos actúan usualmente de forma conjunta y no por separado.

Gracias a las acciones del intemperismo, hay un desgaste natural de las rocas preexistentes, lo que hace que se transformen en numerosos sedimentos.

Como se trata de un proceso ininterrumpido, se van formando sobre los suelos nuevas capas de rocas sedimentarias superpuestas entre sí.

Por este motivo, en las áreas donde se concentran estas formaciones rocosas llamadas cuencas sedimentarias, es notable la organización de sus capas denominadas estratos. Dicho procesos puede manifestarse en las áreas de los ríos.

Ejemplo

Un ejemplo es el agua de mar que, de tanto chocar contra las rocas litorales, lentamente las desgasta, dando origen a la arena de la playa.

Así, los sedimentos que provienen de estas rocas erosionadas son transportados por el agua y por el viento hacia otras áreas, generalmente el fondo de los océanos, donde son depositados.

Formación de las rocas sedimentarias

Sabemos que la formación de las rocas sedimentarias se debe a la unión de innumerables sedimentos. Sin embargo, esa unión de pequeñas partículas se manifiesta en dos etapas denominadas sedimentogénesis y diagénesis respectivamente.

Sedimentogénesis

Ocurre a través de la sucesión de los procesos de meteorización, erosión, transporte y sedimentación. A pesar de esta serie de nombres, es un proceso simple y de fácil comprensión que sigue los siguientes pasos:

1) Meteorización: ruptura de las rocas en partículas (sedimentos).

2) Erosión: separación de los sedimentos.

3) Transporte: desplazamiento de los sedimentos.

4) Sedimentación: Deposición y unión de los sedimentos.                           

Diagénesis

Se lleva a cabo luego de la sedimentogénesis y engloba a una serie de procesos físico-químicos responsables de darles cohesión a los sedimentos, formando así las rocas sedimentarias propiamente dichas. Esta se manifiesta a partir de los procesos de compactación y cimentación.

La compactación ocurre cuando varias capas de sedimentos se van depositando unas sobre otras. Así, el peso y la presión ejercidos sobre las capas más inferiores actúan compactando las partículas de rocas.

Luego, durante la cimentación, las capas de deshidratan y se unen formando finalmente las rocas.

Clasificación

Rocas clásticas o detríticas

Es el tipo más común y corresponde a las rocas formadas por restos de otras rocas que se fragmentaron mecánicamente en sedimentos. La arenita, por ejemplo, es una roca sedimentaria que surge de fragmentos de otras rocas, como la fragmentación del granito.

Rocas químicas

Se forman a partir de sedimentos que se forman a través del intemperismo químico (descomposición) de otras rocas preexistentes.

Generalmente ocurre con la saturación del agua por los minerales y sedimentos. Casi siempre, las rocas sedimentarias químicas son formadas por un único mineral y forman a su vez cristales tales como la calcita y la dolomita.

Rocas orgánicas

Son las rocas que se forman a partir de restos orgánicos de animales, como por ejemplo el calcáreo.

Localización

Estos tipos de rocas se encuentran en los continentes y en el fondo de los océanos. Estas rocas representan alrededor de ¾ de las rocas de la tierra.

Como casi siempre estas rocas se forman en el fondo de los océanos, donde la presión es mayor, estas solo se pueden encontrar en áreas continentales donde hay movimiento de placas tectónicas, que desplaza lentamente los continentes con el paso de las eras geológicas.

Origen

Estas provienen de otros tipos de rocas que, con el paso del tiempo, fueron constituyéndose por el proceso de erosión: por la acción del viento, lluvia, hielo, mares, ríos, entre otros.

Por este motivo, en este tipo de rocas es posible encontrar diversos fósiles, o sea, vestigios de seres vivos (vegetal o animal) antiguos.

Otro origen notable de las rocas sedimentarias es la de la orden química, cuando los minerales salinos originados por el intemperismo químico se mezclan en las aguas y posteriormente precipitan formando rocas como la calcita, la dolomita, entre otras.

Importancia

La importancia de las rocas sedimentarias se da principalmente en el medio económico, donde varios de sus tipos se utilizan como materia prima. La arenita, por ejemplo es muy usado en la producción de pisos y azulejos entre otros.

Provee minerales muy importantes como el carbón, petróleo, gas natural, combustibles nucleares, aluminio y materias primas esenciales en la industria de la construcción.

Las rocas sedimentarias ofrecen importantes informaciones sobre las variaciones ambientales a lo largo de las eras geológicas. Los fósiles, que son vestigios de seres vivos antiguos preservados en estas rocas son la clave para la comprensión del origen y la evolución de la vida.