Saltar al contenido

Características de los Sofistas

Características de los Sofistas

Los sofistas son un grupo de filósofos que pertenecieron a la escuela sofística (IV y V a.C.).

Está formada por un grupo de sabios y eruditos itinerantes, que dominaban las técnicas de discurso y retórica y su interés era difundir sus conocimientos a cambio de que los estudiantes o aprendices les pagasen.

Estos pensadores están en contra de la tradición presocrática, pues critican sus tradiciones y costumbres de la sociedad ateniense de aquella época.

Nótese que la palabra sofista es de origen griego sophistes, que corresponde a un término derivado de Sophia, que significa sabiduría.

Los jóvenes, de esta manera, buscaban a los sofistas que estaban interesados en adquirir conocimientos y en especial el areté, término griego que significa nobleza, excelencia y virtud.

Para los sofistas los conocimientos generales eran indispensables (sobretodo en las áreas de la filosofía, música, ciencia, retórica y oratoria), ya que la función política en la antigua Grecia, que era muy destacada, requería de un buen uso de la palabra.

caracteristicas de los sofistas

Características

Los sofistas niegan la existencia de la verdad o por lo menos la posibilidad de acceso a ella. Para los sofistas, lo que existe son opiniones buenas y malas, mejores y peores, pero jamás falsas y verdaderas.

Oposición entre naturaleza (phýsis) y cultura (nómos)

La mayoría de los sofistas tenían interés filosófico en los problemas del hombre y de la naturaleza.

Esto quiere decir que aquello que es dado por la naturaleza no puede cambiarse, como la necesidad que tienen los hombres de alimentarse.

Relativismo

Para los sofistas, todo se refiere a la vida práctica, como la religión y la política, que se consideraban factores culturales. Estos luego podían modificarse.

De esta forma, dudaban sobre las normas y hábitos en cuanto a su pertinencia y legitimidad.

Existencia de los dioses

Para los sofistas, es más probable que los dioses no existan, pero no rechazan completamente la existencia, cómo Platón por ejemplo.

Por lo tanto ellos se caracterizaban por estar más cerca del agnosticismo que del ateísmo.

La diferencia entre los sofistas y aquellos que creían en los dioses es que los primeros sostenían que si los dioses existían, no tenían formas, características y pensamientos humanos.

La naturaleza del alma

La definición de alma para los sofistas es de una naturaleza pasiva y podría moldearse mediante el conocimiento que viene de afuera. Esto es muy importante para la práctica que ellos ejercían, pues si las personas poseen almas pasivas, estos pueden convencerse de cualquier discurso proferido de forma encantadora.

Por eso, era necesario lapidar la técnica a fin de llevar a las personas a pensar de un modo que favorezca al orador, es decir, aquel que está hablándole al público.

La resistencia que alguna persona ofrece a algo que se dice no sería proveniente de la capacidad de reflejar o cuestionar y sí provenía de la inhabilidad discursiva del orador.

Rechazan las cuestiones metafísicas

Los sofistas estaban bastante empeñados en resolver cuestiones de la vida práctica de la polis. Todo aquello que contribuiría a una mejor vida para los demás y atender las necesidades inmediatas era el centro de sus preocupaciones.

Al concentrar sus esfuerzos en pensar en aquello que consideraban útil, las cuestiones como el origen de los seres vivos, la vida después de la muerte y la existencia de los dioses (que son cuestiones metafísicas) eran rechazadas.

Habilidad para argumentar

Incluso si las tesis fueran contradictorias, también era uno de sus fundamentos. A pesar de la dura crítica hacia ellos, el trabajo de los sofistas respondía a una necesidad de la época con el desarrollo y la consolidación de la democracia en Atenas del siglo V antes de Cristo.

Era indispensable desarrollar la habilidad de argumentar en público, defender sus propias ideas y convencer a la mayor parte de la asamblea a estar de acuerdo con aquello que los beneficiaría individualmente.

Antilógica

Una estrategia de enseñanza común de los sofistas era enseñarles a los jóvenes a defender una posición para luego defender a su contrincante o adversario. Esta técnica argumentativa fue denominada antilógica y fue criticada por Platón y Aristóteles por corromper a los jóvenes con la práctica de la mentira.

Los historiadores contemporáneos, sin embargo, considera esta técnica como una actividad característica del espíritu democrático por respetar la existencia de opiniones diferentes.

Sofistas importantes de la época

  • Protágoras de Abdera (c. 490-421 a.C.)
  • Gorgias de Leontinos (c. 487-380 a.C.)
  • Hipias de Élide
  • Isócrates de Atenas
  • Licofrón
  • Pródico de Ceos
  • Trasímaco