Saltar al contenido

Características de las Soluciones

caracteristicas de las soluciones

Las soluciones son sistemas homogéneos formados por la mezcla de dos o más sustancias. Las soluciones están formadas por dos componentes: el soluto, que es lo que se disuelve y se encuentra en menores cantidades, y el solvente, que es el componente en mayores cantidades y que actúa disolviendo al soluto.

Por ejemplo, cuando mezclamos sal en agua, producimos una solución en la que la sal es el soluto y el agua es el solvente.

Debido a su capacidad para disolver una gran cantidad de sustancias, el agua es considerado el solvente universal.

En algunas situaciones pueden surgir dudas sobre la determinación del soluto y del solvente. Un ejemplo es cuando se mezclan partes iguales de alcohol etílico y agua, en las que ambas sustancias se disuelven infinitamente. Por lo tanto, esta determinación se convierte en una simple cuestión operativa y cualquiera de los dos puede clasificarse como solvente, dependiendo de la utilidad.

Sin embargo, en la mayoría de los casos se puede identificar quién actúa como soluto y quién como solvente.

Características

La principal característica de las soluciones es que son homogéneas, ya que esto significa que el soluto se disuelve uniformemente en toda la superficie.

Esto es importante porque muestra que las soluciones tienen propiedades iguales en todos los puntos. Si alguien toma varias muestras de una determinada solución, todas tendrán las mismas propiedades, puntos de fusión y ebullición, densidad y composición.

Las soluciones están formadas por soluto (sustancia que se disuelve) y solvente (sustancia que disuelve al soluto).

Las partículas de soluto son más pequeñas que 1 nm: Esto significa que incluso con un ultramicroscopio la mezcla ya no es homogénea. Esto es importante porque hay casos de mezclas que parecen ser soluciones a simple vista, pero que en realidad son mezclas heterogéneas cuando las miramos al microscopio. Dos ejemplos son la leche y la sangre.

Sus componentes no se pueden separar por métodos físicos, sólo químicos: Esto es resultado del tamaño de sus partículas dispersas, que no pueden ser retenidas por un filtro y tampoco se sedimentan bajo la acción de una ultracentrífuga.

La sangre, por ejemplo, como ya se ha mencionado, no es una verdadera solución, y esto se debe a que sus componentes se separan por la acción de una ultracentrífuga.

En el caso de separar, por ejemplo, una solución de sal y agua, sería necesario utilizar un proceso químico, como la destilación.

Generalmente, cuando nos referimos a soluciones químicas pensamos en un sólido disuelto en un líquido. La mayoría de las soluciones utilizadas en el laboratorio son químicas, pero hay soluciones en los tres estados físicos.

¿Cómo citar?

Bilski E. (S.F.). Características de las Soluciones. Disponible en: https://www.caracteristicass.de/soluciones/