Saltar al contenido

Características de los Vasos Sanguíneos

Características de los Vasos Sanguíneos
4.2 (83.64%) 22 votes

Los vasos sanguíneos forman una red de tubos que transportan la sangre por el cuerpo. Esos tubos poseen diferentes diámetros y hacen circular la sangre arterial (oxigenada) y venosa (rica en gas carbónico), constituyendo el sistema cardiovascular o circulatorio.

Tipos de vasos sanguíneos

Existen tres tipos principales de vasos que forman parte de la circulación de la sangre: venas, arterias y capilares.

La sangre arterial, con oxígeno y nutrientes, es transportada del corazón hacia los tejidos del cuerpo y la sangre venosa (con gas carbónico y otros residuos) van del cuerpo a los pulmones.

Las arterias poseen paredes más elásticas que las venas. Así, las arterias ayudan a controlar la presión sanguínea.

Las venas a su vez, poseen válvulas para evitar que la sangre regrese. Sin embargo los capilares son vasos bien finos que poseen solo la capa más interna de células endoteliales.

caracteristicas-vasos-sanguineos

Arterias

Las arterias forman una red de vasos ramificados que transportan la sangre arterial del corazón al cuerpo. La sangre es bombeada en el ventrículo izquierdo y distribuido por la arteria principal del cuerpo: la aorta. De ella parten ramas arteriales, que se ramifican cada vez más hasta alcanzar a los tejidos.

Las arterias pulmonares actúan de otro modo, llevan la sangre venosa del corazón (que sale del ventrículo derecho) hasta los pulmones para ser oxigenada.

A las arterias de gran calibre se las llama elásticas, las de medio calibre son las musculares y las más finas son las arteriolas.

Venas

Las venas son vasos que conducen la sangre venosa del cuerpo hacia el corazón, a través de las aurículas o atrios. Las venas pulmonares son diferentes, ellas reciben la sangre oxigenada de los pulmones y la llevan hasta el corazón.

Existen venas profundas y superficiales, como el nombre lo indica, las primeras se encuentran en regiones más profundas; mientras que las otras están en la superficie de la piel, siendo fácilmente visualizadas.

Las venas más finas son denominadas vénulas y hacen la comunicación entre vasos.

Capilares

Los capilares son vasos de diámetro muy reducido, que se ramifican formando una amplia red de túbulos. Estos comunican con los otros vasos, además de eso, se encargan de intercambios gaseosos.

Características

Presentan una estructura semejante a partir de un cierto diámetro (calibre). Sin embargo, en el mismo vaso esas características varían a lo largo del transcurso, y no siempre es fácil distinguir uno del otro. Estos se ramifican y se van volviendo cada vez más finos (de forma gradual).

Los vasos están formados por tres capas, también llamadas túnicas:

La capa interna o túnica íntima está constituida por una capa de células endoteliales y por un tejido conjuntivo flojo. Está separada de esta por una lámina elástica interna, la cual posee pequeños agujeros por donde pasan nutrientes hacia las células de las capas más profundas.

La capa intermedia o túnica media está formada por células musculares lisas, entre las cuales hay fibras de colágeno y otras. Hay una lámina elástica externa que la separa (túnica media).

La capa más externa o túnica adventicia está compuesta básicamente por colágeno y fibras elásticas.

Los vasos sanguíneos de calibre mayor (arterias y venas) tienen más capas celulares y paredes más espesas. Mientras los vasos de menor calibre son bien finos (arteriolas, vénulas y capilares), generalmente con una sola capa.

Las venas y arterias de gran calibre, poseen válvulas que evitan el reflujo sanguíneo.

Ellas ayudan a que la sangre regrese al corazón, lo que es muy importante en regiones lejanas como las piernas. Si esas válvulas no funcionan bien, provocan la insuficiencia venosa, generando las várices.

Los vasos muy finos forman una red de tubos bien ramificada, llamada vasa vasorum, que ayuda a nutrir la capa adventicia de los vasos de mayor calibre.